Así es Nuria, la directora de sala de Círculo marisquería

Nos gusta que conozcáis a las personas que componen el equipo de Círculo marisquería. Hoy entrevistamos a Nuria Moro, Directora de sala, muchos ya la conocéis, claro, pero para los que no la conozcáis, no hay pérdida, si veis una mujer de bandera con una sonrisa en la cara y con el don de la ubicuidad, esa es ella.

Hola Nuria, nos gusta empezar siempre con la misma pregunta para romper el hielo, preséntate:

Mi nombre es Nuria Moro Garfia, natural de Valladolid, tengo 44 años. Estoy casada y soy madre de familia. Me considero una mujer actual, divertida y apasionada, mi color favorito siempre fue el verde pero desde que formo parte de Círculo, el naranja es el color con el que más me identifico.

En cuanto a mis hobbies, tengo poco tiempo para ellos, pero siempre que puedo intento viajar y por supuesto disfrutar al máximo de la compañía de las personas más importantes de mi vida (familia, amigos compañeros). También me gusta mucho el cine o conversar tomando un buen vino o champán, y por qué no, echando una partida de tute 😉

Parece una pregunta sencilla, pero ¿qué funciones tiene un Director de Sala?

La función de directora es compleja…, tienes que gestionar diferentes áreas, desde liderar un gran equipo rentabilizando al máximo su productividad, gestionar los problemas del día a día, organizar y preparar eventos para los clientes, hasta la gestión de algunos proveedores. Resumiendo, considero que mi cometido es buscar y encontrar el equilibrio para que el equipo de Círculo se sienta valorado y apoyado, y a la vez que el público cuando venga disfrute al máximo de todos nuestros productos con la mejor relación calidad precio; y por supuesto que se encuentren lo más a gusto por el trato recibido por parte de todo el equipo.

Queremos saber un poco sobre tu experiencia en este sector, ¿cuánto tiempo llevas trabajando en restauración?

Básicamente me he criado detrás de la barra de un bar. Mi familia ha sido hostelera y desde los 12 años, tanto mis hermanos como yo, hemos tenido que ayudar compaginando con los estudios, pero finalmente me di cuenta de que ésto era lo que más me gustaba y a los 16 años comencé a trabajar de ello de manera profesional. He ido aprendiendo todo lo que he podido de cada sitio donde he trabajado, como en el Asador Frontón, Gaztelubide, Urrechu, Gaztelu, el Faro Norte, etc.

 Somos conscientes de que trabajar en hostelería es muy sacrificado. En tu caso, ¿cuáles son los puntos positivos y cuáles los negativos de tu trabajo?, ¿por qué?

Los puntos negativos, por supuesto son los horarios y el cansancio físico; pero es una satisfacción cuando terminas la jornada y te das cuenta que has hecho feliz y has visto disfrutar a ese público que viene a comer bien. Ya sea por una celebración, por una comida de empresa o simplemente para degustar una buena mariscada.

¿Piensas que es un trabajo vocacional?

Estoy totalmente convencida de que este oficio te tiene que gustar y sentirlo en el corazón, sino se haría muy “cuesta arriba” y con el tiempo no se podría aguantar toda la presión que conlleva.

¿Crees que para trabajar en tu puesto hay que tener unas cualidades concretas?, ¿cuáles?

Yo considero que sí. Pero para mí lo más importante es creer en ti misma y en el proyecto que te embarcas con toda la fuerza y la ilusión.

Un Director de sala está todo el día cara al público y es la imagen del restaurante, con lo cual seguro que habrás vivido un montón de momentos curiosos en los que habrás tenido que aplicar dosis de psicología, ¿recuerdas alguna anécdota interesante?

Más que una anécdota voy a contar una cena que tuve el honor de presenciar, y de la cual me siento muy orgullosa de contar… Como buena atlética que soy, tuve la gran suerte de servir a mi equipo El Atlético de Madrid, junto con toda la directiva y familia Gil. Ésto fue cuando subieron a primera división, después de haber estado en “el infierno”. Fue realmente emocionante y jamás lo olvidaré. Y con esto quiero decir que estas cosas forman parte de las satisfacciones que te aporta esta profesión.

¿Eres cocinitas? Y si es que sí, ¿cuál es el plato que mejor te sale?

Me encanta. La cocina es la parte de mi casa donde más me gusta estar. No soy de cocinar cosas extravagantes, soy muy sencilla y tradicional, y además mi familia con un buen cocido o una buena tortilla de patatas ¡están encantados!

¿Alguna vez has tenido que vender algún plato que no te gusta?

La verdad es que no me ha ocurrido en todos los sitios que trabajado. Suele ser comida sencilla y tradicional, es decir, platos populares hechos con cariño que a todo el mundo les gusta.

Y por último, para quedarnos con un buen sabor de boca: de la oferta gastronómica de Círculo, ¿cuál es el plato que más te gusta?

Es difícil elegir… hay cosas muy ricas, pero si tengo que decir algún plato me quedo con la Kokotxas al ajillo.

 

¡Buen provecho!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Guardar