¡Déjate sitio para el postre!

¿Eres de los que necesitan algo dulce después de comer o cenar? Es como si no te sintieras satisfecho si no cumples esa necesidad, ¿verdad? Y aunque no seas de estos, seguro que cuando sales a comer por ahí sí te apetece. ¿A quién no le gusta rematar la comilona en un restaurante con un rico postre? Es la guinda del pastel (nunca mejor dicho) de una comida o cena.

Los antojos dulces que tenemos después de comer van ligados a nuestro estado de ánimo y a la producción de serotonina (hormona de la felicidad). Si ésta es baja, nos podemos sentir más bajos de ánimo. En esos casos está demostrado que la ingesta de azúcares y carbohidratos ayudan al cuerpo a liberar serotonina. Cuando nos sentamos a la mesa son estos cambios en los niveles de azúcar en la sangre los que causan el deseo de comer algo dulce después de comer. Bueno eso y que no hay quien se resista a un dulce.

Darse un capricho o comerse un dulce de vez en cuando no es un problema, más bien es una verdadero placer a la hora de la comida y aunque intentes controlar esta necesidad a diario, cuando vayas a un restaurante ¡déjate sitio para el postre! Sacia tu antojo, ya que tras ingerir alimentos dulces, nos sentimos satisfechos, más felices y más animados. ¡Nos sentimos bien!

Ya sabes, cuando vengas a Círculo marisquería, tienes que probar nuestros postres: Tarta de Queso, Hojaldre de Nata y Crema, Tatín de Manzana, Sacher, Coulant de Chocolate, Tarta de Santiago, Filloas de Crema, Helado, Sorbete Círculo.

¡Buen provecho!