Técnicas de cocinado del pescado

Cada maestrillo tiene su librillo, pero desde Círculo marisquería queremos compartir con vosotros las diferentes técnicas de cocinado que utilizamos y una selección de los pescados que mejor quedan con cada una de ellas:

A la Plancha: Esta técnica es muy  fácil y rápida, además de sana. Se echa un poco (una pizca) de aceite en el pescado y en la plancha. Ésta debe estar bien caliente, y basta con hacer “vuelta y vuelta”.

Hay algunos pescados más idóneos para hacer en plancha, como el rodaballo, merluza, rape, lenguado, lubina, ventresca de bonito.

A la Parrilla: Los pescados más fáciles y cómodos para cocinar con esta técnica son los que están enteros. Es recomendable dar una pequeña pincelada de aceite en el pescado para que se cocine mejor y no se rompa al darle la vuelta.

Por otro lado, es importante que la temperatura de la parrilla no esté “a tope” puesto que no debe quemarse por fuera y tiene que llegar a hacerse por dentro.

Los pescados recomendados para esta técnica son los mismos que para plancha: rodaballo, merluza, rape, lenguado, lubina.

Al Horno: Esta técnica es perfecta para lucirte con tus invitados 😉

Es sencillo de preparar y mientras se cocina puedes ir haciendo otras tareas, y además puedes hacer unas recetas deliciosas.

Un consejo que damos desde Círculo, es marcar un poco a la plancha el pescado antes de ponerlo en la bandeja del horno, durante 10 minutos más o menos a 180º. Algunos pescados, como el rodaballo, necesitan un poco más de tiempo de cocción (unos 20 minutos). Sabrás si el pescado está en su punto cuando la carne pegada a la espina se despega con facilidad. Ah! Y cuando metas el pescado en la bandeja es bueno untarlo con aceite de oliva.

Hay algunos pescados que son más idóneos para hacer al horno que otros. Entre ellos destacaría: besugo, rape o lubina.

Fritura: Es una técnica muy sencilla y rápida. Lo más importante es echar el pescado una vez limpio y rebozado en harina, en aceite muy caliente a unos 180º durante 2 minutos, de tal forma que haga una capa crujiente y dorada en el rebozado sin apenas penetrar el calor en el interior del pescado. De ahí que las piezas que os recomendamos para esta técnica han de ser pequeñas para que se hagan rápido y no queden crudas.

Los pescados más idóneos son los boquerones pequeños, gambas, chopitos, calamares.

Si los boquerones son un poco más grandes, recuerda eliminar antes la espina central si se van a hacer rebozados. Fríelos abiertos durante 3 minutos a 180º.

Los pescados que son fáciles de trocear, que no tienen espinas, como el cazón o taquitos de merluza, se rebozan en harina y se sumergen en aceite de oliva a unos 180º durante 3 minutos.

¿Y tú tienes algún consejo que ofrecernos?

¡Buen provecho!