El percebe y sus curiosidades

Se acerca la Navidad y eso quiere decir que empiezan las numerosas celebraciones. Comidas y cenas son el escenario perfecto para las reuniones familiares, donde el marisco no puede faltar. Sin duda, uno de los reyes de la mesa durante las fiestas son los percebes.

Hoy te contamos algunas de las curiosidades de este manjar que es sin dudarlo un auténtico exquisito bocado al océano.

– Son hermafroditas:

Los percebes tienen tanto órganos reproductores masculinos como femeninos. El reproductor femenino se encuentra en el pie y el masculino en la uña. Pero sin embargo, hacen falta dos percebes para que puedan reproducirse, asumiendo uno de ellos el rol de macho y el otro el rol de hembra. Así el percebe que funciona como macho deposita sus espermatozoides en el interior del cuerpo del percebe que funciona como hembra.

– En la edad media se decía que los percebes eran la metamorfosis de los gansos:

Antiguamente, se expandió una leyenda, se decía que los percebes evolucionaban durante su vida adulta hasta convertirse en gansos. Esta teoría nació a causa del tiempo de Cuaresma, en el que los cristianos no comen carne en viernes, y así con esta “excusa” podían comer el ganso, ya que provenía del percebe.

– La calidad depende del oleaje y de la temperatura del agua:

Este marisco carece de hemoglobina y corazón, se alimenta y sobrevive gracias a la cantidad de agua que le rodea, por ello los percebes más sabrosos y de mayor calidad son aquellos que viven en zonas de mayor oleaje y en  aguas más frías.

-El percebe corto y ancho es el mejor.

Como es un crustáceo que se alimenta por infiltración, el percebe largo tiene que estirarse para adquirir alimento porque proviene de una zona menos batida. Y el corto y ancho es aquel que ha crecido en zonas con más golpes de mar, por tanto tiene un sabor más intenso.

Estas Navidades sorprende con tu sabiduría en la mesa, y sobre todo que no falten los percebes 😉

¡Buen provecho!