San Isidro: historia, gastronomía y tradición.

Se acerca el próximo 15 de mayo y qué mejor momento para rendirle un homenaje a una de las fiestas más queridas de Madrid. En el post de hoy, recordamos la historia, gastronomía y tradición de San Isidro.

¡Vamos!

Si bien la pradera de San Isidro está ubicada en el barrio del mismo nombre en Carabanchel, y reúne a cientos de madrileños convertidos en chulapos y chulapas para celebrar sus fiestas, la realidad es que toda la ciudad se viste de San Isidro. Esta fiesta, tiene una duración de entre cuatro y cinco días, teniendo como centro el 15 de mayo.

Claveles, pañuelos, boinas y mantillas de chulapa. Durante estos días, la ciudad cobra vida con verbenas, romerías y espectáculos musicales de la mano del tradicional baile chotis. Los chulapos y chulapas se preparan para bailar en espacios como La Plaza Mayor, la Pradera de San Isidro, entre muchos otros. Por estos días de celebración, también tienen lugar las ferias taurinas, actos religiosos y regatas realizadas en el Río Manzanares.

Por otro lado, uno de los elementos que más nos gustan de estas fiestas es sin duda la gastronomía tradicional. Uno de los mejores lugares para hacer un recorrido para probar los alimentos más típicos de San Isidro es el paseo hasta la Ermita, que suele estar repleto de puestos artesanales con rosquillas del santo, que las tenemos de dos tipos: las tontas, sin recubrimiento, y las listas, que tienen por encima un rico glaseado de azúcar. También tendremos la oportunidad de probar las rosquillas de Santa Clara, las francesas y las de la “Tía Javiera” y “Fuenlabrada” conocidas por estar engarzadas en un cordel de cáñamo. Los “torraos”, las garrapiñadas y las manzanas caramelizadas son otros dulces típicos de la feria. Si eres más de salado también podrás deleitarte con el olor humeante de la fritura de gallinejas y entresijos, exclusivos de la capital. Bocadillos de todo tipo, escabeches, encurtidos (aceitunas, banderillas, berenjenas de almagro, pepinillos…) 

Aunque este año no podremos celebrar San Isidro en la calle, os animamos a que lo celebréis en casa.

 

¡Buen provecho!